El Dr. José Gregorio Hernández nació en Isnotú, Estado Trujillo – Venezuela, el 26 de octubre de 1864. Fue hijo de Benigno María Hernández Manzaneda y de Josefa Antonia Cisneros Mansilla.

 

Josefa Antonia Cisneros Mansilla.

Josefa Antonia Cisneros Mansilla.

Benigno María Hernández Manzaneda

Benigno María Hernández Manzaneda

Tuvo 7 hermanos y siendo el segundo entre ellos (María Isolina, José Gregorio, María Isolina del Carmen, María Sofía, Cesar Benigno, José Benjamín y Josefa Antonia). Recibió el Sacramento del Bautismo cuando tenía 1 año el 30 de enero de 1865 y fue Confirmado en 1867 a los 2 años.

Casa Natal del Dr. José Gregorio Hernández

Casa Natal del Dr. José Gregorio Hernández

El comienzo de su educación religiosa correspondió principalmente a su madre, la cual le infundió el deseo de conocer a Dios y el amor a la virtud, le inculcó la caridad como moderadora de su vida y fomentó una tierna devoción a la Santísima Virgen.

El niño José Gregorio junto a su hermana María Isolina

El niño José Gregorio junto a su hermana María Isolina

Cursó estudios primarios en una escuela de Isnotú, a los 14 años en 1878 se trasladó a Caracas e ingresó en el Colegio Villegas (en calidad de interno), allí obtuvo el título de Bachiller en Filosofía a los 18 años en 1882.

A los 18 años ingresó a la Universidad Central de Venezuela para estudiar leyes, pero su padre conociendo la inclinación de su hijo por ayudar a los demás lo animó a emprender la carrera de Medicina ingresando por Biología. Durante sus estudios universitarios en 1885, se enferma gravemente de fiebre tifoidea afectando seriamente su salud y el 29 de Junio de 1888, a la edad de 24 años, se graduó de Doctor en Medicina, siendo dueño de inconmensurables conocimientos. Hablaba Inglés, Francés, Portugués, Alemán e Italiano y dominaba el latín, fue Filósofo, Músico y tenía además profundos conocimientos de Teología. Para cumplir la promesa hecha a su madre y con el deseo personal de ayudar a sus paisanos se trasladó a ejercer la Medicina en su pueblo natal.

Dr. José Gregorio Hernández ejerciendo la medicina en Caracas

Dr. José Gregorio Hernández ejerciendo la medicina en Caracas

El 30 de julio de 1889 el Presidente de la República Dr. Juan Pablo Rojas Paúl decide enviarlo a hacer el postgrado en las Universidades de París y Berlín con el objetivo de que estudiara teoría y práctica en las especialidades de Microscopia, Histología normal y Patológica, Bacteriología y Fisiología experimental; para tal fin le fue otorgada una beca de 600 bolívares mensuales.

Estando en Europa, fallece su padre quien le deja en herencia algunos bienes que él de manera desprendida decide traspasar por completo a los hijos de su hermana María Sofía.

En 1891 regresó al país para dedicarse a enseñar todo lo que había aprendido y funda algunas importantes cátedras en la Universidad Central de Venezuela.

Dr. José Gregorio Hernández, Bacteriólogo

Dr. José Gregorio Hernández, Bacteriólogo

En 1907 con 43 años cumplidos y luego de haber prestado importantes servicios a su patria, el Dr. José Gregorio Hernández comunica a Monseñor Juan Bautista Castro, Arzobispo de Caracas, su decisión de entregarse en cuerpo y alma a la vocación religiosa, éste que por muchos años había sido consejero espiritual del médico, muestra ciertas reservas pues considera que aún eran muchos los servicios que podía prestar al país en su condición de científico. Finalmente Monseñor Castro decide aprobar su vocación y lo envía al convento de la orden de San Bruno en La Cartuja de Farneta, cercana al pueblito de Lucca en Italia.

Allí, luego de cumplir con los protocolos de admisión fue aceptado bajo el nombre de Hermano Marcelo el 29 de agosto de 1908, siéndole asignada una de las celdas donde debía observar rigurosas normas y someter al cuerpo a constantes mortificaciones, entre ellas: privarse de comer o beber por días enteros, evitar por completo el contacto con otros seres humanos incluyendo a sus propios hermanos religiosos, soportar temperaturas bajo cero, y no podía de ninguna forma buscar calor mientras estuviese en la celda como novicio. Todo esto llevó a que Fray Marcelo, a pesar de su motivación espiritual a desistir pues su salud se vio gravemente comprometida.

Dr. José Gregorio Hernández

Dr. José Gregorio Hernández

El maestro de novicios Ettienne Arriat, consideró prudente y así lo recomendó al Padre General de la Orden, que Fray Marcelo volviera a ser el Doctor José Gregorio Hernández y que regresara a Venezuela para recuperar totalmente la salud. Por esa razón y contra su voluntad, José Gregorio se vio precisado a dejar los hábitos y abandonar la Cartuja de Farneta ocho meses después de haber ingresado en ella.

Ya estando en Venezuela en 1909 pasó algunos días en el Seminario de Caracas, en una intensa reflexión personal y bajo los consejos de su asesor espiritual Mons. Juan Bautista Castro, decidió regresar con la misma dedicación y pericia, a su primer oficio de docente y a reiniciar el ejercicio de su profesión.

Para el año 1913 a la edad de 51 años, convencido nuevamente de que Dios lo llamaba a la vida consagrada va a Roma y se inscribe en el colegio Pío Latino Americano, con el propósito de prepararse mejor para volver más tarde a la Cartuja. Pero a los pocos meses, atacado de una pleuresía seca y de una tuberculosis incipiente, sumiso a la voluntad de Dios, tuvo que regresar a Venezuela; se instaló definitivamente en casa de su hermana Isolina, en la Pastora y se dedicó hasta su muerte a sus oficios de profesor universitario, así como también al ejercicio de la medicina, dando innumerables ejemplos de virtud.

El Doctor José Gregorio Hernández, fue un científico y un gran cristiano, fue un profesional destacado. Durante su trayectoria profesional fue reconocido como el “Pasteur Venezolano“. Fundó la Medicina Experimental en el País y gracias a sus trabajos la Ciencia Médica Venezolana entró de lleno en una etapa de verdadero renacimiento.

Dr. José Gregorio Hernández

Dr. José Gregorio Hernández

Fue el primer Venezolano en realizar investigaciones Microscópicas, cultivos Bacterianos y Vivisecciones, y el iniciador en Venezuela de los estudios Universitarios de Microscopía, Histología, Patología, Bacteriología y Fisiología Experimental, se le reconoció en el Primer Congreso Panamericano celebrado en Washington en 1893, por haber creado la primera Cátedra de Bacteriología en América.

En 1902 constituyó junto con otros profesionales universitarios el núcleo que posteriormente fundó la Academia Nacional de Medicina, y dos años después ocupó como miembro fundador, el sillón No. 28, recibiendo en 1905 la Medalla de Honor de Instrucción Pública.

Dr. José Gregorio Hernandez (centro)

Dr. José Gregorio Hernandez (centro)

En el año 1909 reconoció en sus pacientes la fiebre bubónica, el bacilo descubierto por Kitasato y Yersin, al año siguiente publicó su estudio La Bilharziasis en Caracas.

En 1917 viajó a Estados Unidos y a Europa para completar estudios avanzados de Embriología e Histología con miras a modernizar el estudio de esas disciplinas en Venezuela, y a reunir el material necesario para los nuevos textos que pensaba publicar. De entre sus numerosos trabajos científicos se destacan: “Sobre el número de glóbulos rojos” “De la nefritis a la fiebre amarilla”; “Tratamiento de la tuberculosis pulmonar”, “Elementos de Bacteriología”, “Elementos de Filosofía” y “Historia patológica de la Pulmonía”.

Dr. José Gregorio Hernández

Dr. José Gregorio Hernández

Su fe viva y contagiarte encontraba dondequiera huellas de la perfección divina. Muchas veces en las clases de Anatomía mientras describía a sus discípulos la perfección del cuerpo humano, les recordaba que Dios es el Ser supremo e infinitamente perfecto.

El ejercicio de la caridad con Dios y para con el prójimo era el centro de su religión, y esto le nacía de su deseo ardiente de santidad, de su fervor en la realización de actos de piedad y del gozo que sentía al hablar constantemente de Dios y al cumplir sus mandamientos.

El 29 de junio de 1919 a las 2:15pm el Doctor José Gregorio Hernández a los 55 años murió en un accidente automovilístico en la esquina de Amadores de La Pastora en Caracas.

Placa ubicada en la esquina dónde murió el Dr. José Gregorio Hernández

Placa ubicada en la esquina dónde murió el Dr. José Gregorio Hernández

Esquina dónde murió el Dr. José Gregorio Hernández en la actualidad

Esquina dónde murió el Dr. José Gregorio Hernández en la actualidad

El doctor salió de la farmacia después de haber comprado unas medicinas para una paciente, entonces lo sorprendió el automóvil que lo golpeó y se produjo la muerte por fracturarse la base del cráneo, cuando cayó sobre la acera y en su agonía exclamó: “Virgen Santísima”.

Infografía de la muerte del Dr. José Gregorio Hernández

Infografía de la muerte del Dr. José Gregorio Hernández

El 30 de junio de 1919 se le rindieron las exequias más concurridas de la historia de Venezuela, el grande y espontáneo cortejo fúnebre hizo calle de honor por toda la ciudad, desde la Universidad Central en donde lo velaron, hasta la Catedral de Caracas.

Cortejo Fúnebre del Dr. José Gregorio Hernández

Cortejo Fúnebre del Dr. José Gregorio Hernández

El 23 de octubre de 1975 luego de un incendio provocado por las llamas de las velas sobre su tumba, los restos de José Gregorio Hernández fueron trasladados al baptisterio (capilla) de la Iglesia de la Candelaria, en Caracas donde reposan sus restos mortales en la actualidad.

Lugar donde reposan los restos del Dr. José Gregorio Hernández

Lugar donde reposan los restos del Dr. José Gregorio Hernández