“Yo soy Jehová tu Dios,… no tendrás otros Dioses extraños delante de mí. No te harás para ti, ni imagen alguna de coa que está arriba de los cielos o abajo de la tierra, o en las algunas debajo de la tierra. No te inclinaras a ellas ni les servirás porque yo soy Jehová tu Dios”. Deuteronomio 5,6-9

Querido hermano cristiano, yo sé que tú amas la Biblia y por tanto estás dispuesto a obedecer todo lo que la Biblia enseña ¿No es verdad? Pues te voy a decir una cosa, todas las citas bíblicas que encontrarás en este folleto están tomadas de la Biblia protestante de Reyna – De Valera y tú mismo las podrás cotejar en tu Biblia.

Recuerda que Dios es luz y en El no hay tiniebla alguna (Lee: 1 Juan 1,5); y por eso el que ama la luz busca la verdad, aclarar, distinguir. En cambio el que no ama la luz, no le gusta aclarar, ni distinguir porque quiere engañar y confundir. Veamos…

PROHÍBE LA BIBLIA LA IDOLATRÍA

Sí, la Biblia prohibe la idolatría. Eso está claro (Lee: Exodo 20,2-6 y Deuteronomio 5,6-9). Ahí dice: “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de Egipto, de casa de siervos. No tendrás otros dioses extraños delante de mí. No harás para ti, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas ni les servirás; porque yo soy Jehová tu Dios.”

Distingamos:

Observa tú que aquí hay dos prohibiciones: La primera de no dar culto a otros dioses y la segunda de no hacer imágenes.

Los evangélicos y fundamentalistas bíblicos nunca hacen esta distinción y por eso se confunden.

Idolatria 2

Aclaremos:

Dios lo que prohíbe es la idolatría y nunca, por ningún motivo, se debe adorar y dar culto a otros dioses porque sólo hay un Dios verdadero Jehová. Pero Dios no prohíbe hacer y tener cualquier imagen, sino sólo las imágenes de dioses: “No tendrás otros dioses”.

La Prueba:

1) Sentido Común. Si Dios prohibiera toda imagen, estaría prohibiendo el arte, la escultura, la pintura, la fotografía. Los mismos evangélicos venden “Biblias en imágenes” para los niños. Precisamente S. Juan Crisóstomo defendía las imágenes en las iglesias, “para que los iletrados puedan leer al menos en las imágenes lo que no pueden leer en los libros.”

Los que nos acusan a los católicos de “tener imágenes” ellos mismos llevan la foto de su novia en la cartera, y nosotros ¿No podemos llevar una estampita de María? Sus hijos pueden tener posters de “ídolos del deporte” en sus cuartos. Y nosotros ¿No podemos tener una imagen de Cristo?

2) Prueba histórica: Los primeros cristianos tenían imágenes en las catacumbas: el pez, símbolo de Cristo; un pastor con la oveja sobre los hombros, símbolo de el Buen Pastor; siete hombres sentados a la mesa, símbolo de la Eucaristía.

3) Prueba teológica: En el Antiguo Testamento, Dios era invisible, no tenía cuerpo ni figura y, por tanto, no era lícito representar a Dios con imágenes. Pero desde que Cristo se hizo imagen visible del Dios invisible, ya no es pecado hacer imágenes (Lee: Colosenses 1, 15. Estudia: CIC n. 1159 ss).

4) Prueba Bíblica: Los judíos entendieron que el tener imágenes no era una prohibición absoluta, por eso Moisés hizo dos querubines de oro macizo (Exodo 25,18). Esculpió la serpiente de bronce (Números 21,4-9). Salomón mandó poner en el templo dos querubines de madera (1Reyes 6,23. Estudia: CIC 2129 ss).

A pesar de lo que el sentido común dice, la historia demuestra, la teología prueba y la Biblia enseña, los evangélicos objetan que Jehová sí puede mandar hacer imágenes porque Él puede hacer lo que quiera. Pero así lo único que logran es presentar a Dios como caprichoso; primero prohíbe una cosa y después manda hacer lo contrario.

En cambio la explicación católica aclara todo: Moisés y Salomón hicieron imágenes, porque esas imágenes no eran representaciones idolátricas. Dios prohibe la idolatría pero no las imágenes. Por eso los católicos decimos: ¡Imágenes sí, ídolos no!

Ahora si ya vamos aclarando varias cosas:

1. Prohibición absoluta:

La idolatría está prohibida, nadie puede dar culto a otros dioses porque hay un sólo Dios verdadero: Jehová. (Nosotros lo llamamos como Jesús nos enseñó: Padre Nuestro)

2. Prohibición relativa:

No es lícito hacer imágenes de dioses, pero toda otra imagen sí está permitida ya sea para fines de arte o para fines religiosos y pueden estar en lugares de culto como los ángeles en el Arca de la Alianza y los querubines en el templo de Salomón.

EL PAPA NOS ENSEÑA

A propósito de las imágenes Juan Pablo II escribió una Carta Apostólica: “Duodecimum Seculum”. Ahí dice el Papa que la “controversia de las imágenes” es ya muy antigua y se dió en los siglos V, VII y VIII. En aquellos tiempos era más fácil caer en las prácticas idolátricas y sin embargo la Iglesia permitía que el Señor, la Bienaventurada Virgen María y los mártires y santos fuesen representados bajo formas pictóricas o plásticas. Y da dos razones: Primero, para sostener la oración y devoción de los fieles. Y segundo, porque para todos estaba claro que, como San Basilio había dicho: “el honor tributado a la imagen va dirigido al que lo representa”. Y San Gregorio Magno enseñaba: “Las imágenes son útiles para que los iletrados, mirándolas, puedan leer al menos en las paredes, lo que no son capaces de leer en los libros, que de la visión de los hechos brote el sentido de compunción y así se llegue a la adoración de la única omnipotente Trinidad”.

Los iconoclastas eran hombres que querían destruir toda imagen. El Papa dice: “El error de estos iconoclastas está en que ponen en duda toda visión cristiana de la realidad de la Encarnación. Es decir, el plan de Dios era manifestarse visiblemente en la carne” -y el Papa responde con la Biblia en la mano- “Cristo es la imagen del Dios invisible” (Colosenses 1,15). “Y el Verbo se hizo carne…” (Jn. 1,14). “Vieron al Cordero que quita el pecado del mundo” (Jn. 1,29). Por tanto desde que Cristo se hizo imagen visible del Dios invisible ya no es pecado tener imágenes.

OBGfD1O2

EL CULTO A LOS SANTOS Y MARÍA

Distingamos:

  1. Culto absoluto es el que se da solamente a Dios por ser quien es. “Está escrito: Adorarás al Señor tu Dios y a El sólo darás culto.” (Lucas 4,8).
  2. Culto relativo es el que se da a los santos y especialmente a María por las maravillas que el Todopoderoso ha hecho en ellos (Lee: Lc 1,48-49). El que esto no quiere distinguir sólo busca confundir.

Aclaremos:

Así como alabando a la pintura alabamos al pintor, de la misma manera, alabando a la criatura, por lo que Dios hizo en ella, alabamos a su Creador (Lee: Gálatas 1,24).

Por tanto hay dos tipos de culto: “Adoración” que se da sólo a Dios por lo que es y “veneración” que se da a los santos por lo que Dios hace en ellos. El que no distingue, confunde.

Una vez aclarado esto ya no hay posibilidad de confusión. Es probable que no entiendas muchas cosas del culto católico, pero el que no las entiendas no significa que sean falsas o erróneas. Si tú deseas saber la verdad pregunta a quien esté bien informado.

santos-catolicos

“CREO EN UN SOLO DIOS”

Nuestra fe es conocida por todos.

Los católicos profesamos: “Creo en un solo Dios verdadero..” y no en muchos dioses. Esta es la fe que profesamos públicamente. El que sabiendo esto nos acusa de idólatras, miente.

Los santos no son dioses.

Ídolo es la representación de un dios, pero ni S. Francisco es “el dios de las palomas”, ni S. Martín de Porres el “dios de los ratoncitos”, ni mucho menos María la diosa Astarté. Por tanto, no son ídolos que roban a Dios honor y gloria, sino hijos de Dios que se distinguieron por su virtud y autenticidad de vida cristiana. Por eso su devoción consiste principalmente en imitar sus virtudes.

Distinguir entre imagen y persona.

El culto idolátrico va dirigido a la imagen que tiene ojos y no ve, boca y no habla… (Lee: Salmo 115, 4-6). El culto al santo va dirigido a la persona que representa la imagen. Los santos sí ven y hablan con Dios como con un amigo (Lee: Lucas 9,30). El que afirma lo contrario contradice la palabra de Dios (Estudia : CIC 2132).

EL MUNDO DE LA IMAGEN

El mundo de hoy es el mundo de la imagen:

El mundo de hoy es el mundo de cine, televisión, prensa. Nuestros hijos se sienten atraídos por lo “ídolos” inmorales y violentos que esos medios les presentan. Hoy más que nunca ellos necesitan la imagen que les recuerde al héroe cristiano y al santo.

Antídoto contra el mundo.

Las imágenes de los santos nos recuerdan no sólo sus personas, sino también su vida, su amor a Cristo hasta la muerte y, sobre todo, su fe. Sus vidas nos recuerdan que hay un solo camino: Cristo y que todos estamos llamados a ascender la montaña de la virtud. Sus imágenes son un reclamo a vivir el Evangelio con exigencia y con rigor. Su recuerdo impide inventar una fe o predicar un Evangelio diferente al que ellos predicaron y vivieron. Por eso los que pretenden reinventar el cristianismo quieren borrar la memoria de los santos.

Si en todas partes se recuerda a los héroes de la patria ¿por qué los cristianos no vamos a recordar a los héroes de nuestra verdadera patria, el cielo?

Pope Francis smiles during a private audience with Saint Vincent and the Grenadines' PM Gonsalves at the Vatican