“Para que no seamos como niños, llevados a la deriva y zarandeados por todo viento de doctrina…, que conduce engañosamente al error”. (Efesios 4,14).

¿De verdad eres testigo de Jehovah? ¿Me puedes decir cuándo fue la última vez que lo viste? Y si no lo has visto, ¿Cómo es que eres “Testigo”? ¿No eres más bien un falso testigo?

Quizás tú seas Testigo de Jehovah de los que habla Isaías 43,10. Nosotros preferimos ser testigos de Cristo, por la fuerza del Espíritu. (Lee: Hechos 1,8).

¿Te vas a salvar?

Según Carlos Russell solo van a ir al cielo 144.000, los marcados con el sello de Dios. (Lee: Apocalipsis 7,4). Pero resulta que ahí dice que esos 144.000 son miembros de las 12 tribus de Israel. ¿A cuál tribu perteneces tú? ¿A la tribu de Eli, a la de Dan o a la de los Apaches?

Pero además, si solo 144.000 se van a salvar y ya ha habido más de 144.000 testigos de Jehová que han pasado a mejor vida eso quiere decir que el cupo en el cielo ya está lleno. ¿O acaso no se salvaron?

testigos_de_Jehova_Russell

Carlos Russell

¿Paraíso en la tierra?

Para resolver este pequeño problema de “cuerpo limitado” el Sr. Russell ideó la teoría del paraíso en la tierra, basado en la frase: “los mansos heredarán la tierra” (Mateo 5,4). Por eso, en sus libros siempre aparecen dibujos futurísticos de la gente en un jardín, rodeados de leones y fieras salvajes.

Pero… ¿y las carreteras, y los autos, y la electricidad y las tuberías del agua potable? ¿Acaso es un paraíso vivir como Tarzán en la selva? Nosotros los cristianos preferimos ir al cielo y dejar la tierra a los gusanos.

“Cristo prometió” al ladrón: “hoy estarás conmigo en el paraíso”, (Lucas 23,43). El paraíso verdadero es estar con Cristo en el cielo y nos con los leones y los leopardos ronroneros.

¿Es Jehová el Nombre de Dios?

1. La Historia lo prueba:

La escritura Hebrea, no tenía vocales, el nombre de Dios se escribía con 4 consonantes YHWH (tetragrama sagrado). Los judíos, por respeto, nunca pronunciaban el nombre de Dios. Mucho tiempo después de Cristo los copistas masoretas añadieron a este tetragrama las bocales de la palabra Adonaí, cuya combinación da la palabra: Yahowah, de la que, según la gramática hebrea, se deriva de Jehowah. Por tanto “Jehová” es un barbarismo del nombre de Dios: “El que es”, (Lee: Éxodo 3,14).

2. La Escritura lo enseña:

“El nombre que esta sobre todo nombre” pertenece a Jesús. (Compara: Filipenses 2,9-10 con Isaías 45,23).

3. Los testigos nos lo manifiestan:

Cristo es el verdadero testigo. (Lee: Apoc. 1,5). Nos revela que el nombre de Dios es Padre Santo. (Lee Juan 17,6 y 17,11).

4. La lógica lo intuye:

¿Por qué ni Cristo ni sus Apóstoles usaron jamás el nombre de “Jehová”?

Te voy a explicar por qué.

-¿Cómo se llama tu Padre?

Dirías: “Sr. Carlos”, “Pedro”, “Juan”…

-¿y acaso llamas tu a tu padre por su nombre: “Sr. Carlos”, “Sr. Pedro”?, ¿O le dices simplemente papa, padre?

-le llamo: “Padre”.

¡Exacto! los miembros de la familia no llaman al padre por su nombre, sino los extraños. Por eso Jesucristo, su Hijo, nunca los llamo a Dio: “Jehová” sino los cristianos, a los que somos su hermanos nos enseñó a llamarle: “Padre, Padre Nuestro”. (Lee: Mateo 6, 8-9).

Dios no necesita nombre, porque el 10 nombre es para distinguir a unos de otros, pero Dios es uno solo.

jesus nombre sobre todo significado
Cristo es un Verdadero Hombre

Los Testigos de Jehová dan muchos argumentos para “Probar” que Cristo no es igual a Dios: “el Padre es mayor que yo”, “ni el hijo del hombre sabe, sino solo el Padre”, etc. Todo esto lo prueba en Cristo no sea Dios, sino que es verdadero hombre y en cuanto hombre, es inferior al Padre, ignora muchas cosas, sufre, padece y muera como todo ser humano; porque Cristo es Dios y hombre verdadero. (Lee: CIC páginas 457-460).

Cristo es Verdadero Dios

Quien niegue que Cristo sea Dios igual a Dios Todopoderoso, no es cristiano, se aparta de la fe y pone en peligro su salvación.

Según los Testigos, Cristo es una ser divino pero no Dios y para ello citan: “el cual siendo de condición divina, no retuvo ávidamente en ser igual a Dios” (Filipenses 2,6). Pero de lo que Cristo se despojó, no fue de su naturaleza divina, sino de la gloria que merecía como Dios (Mateo 17,2), al tomar la forma del ciervo y presentarse ante el mundo como un hombre cualquiera. (Lee: Juan: 17,5).

1. La lógica lo intuye:

El hijo de un león es otro león de la misma naturaleza de su padre, el hijo de un hombre es otro hombre de la misma naturaleza. El hijo de Dios “engendrado, no creado” debe ser “de la misma naturaleza del padre”. Si el padre es Dios también el hijo es Dios, por eso Jesús y solo Él llama a Dios “mi padre”. (Lee: Jn 5,18),

2. Cristo lo demuestra.

Solo Dios puede perdonar los pecados (Isaías 1,18), si Cristo perdona los pecados en su propio nombre quiere decir que Él es Dios. (Lee Marcos 2,7 y CIC. Pág. 589).

3. La escritura lo revela

“está escrito: al Señor tu Dios adoraras y a Él solo darás culto”. (Lee: Lucas 4,8). Los ángeles rechazan que se le adore (Apocalipsis 22,8). Bernabé y Pablo rechazan el ser venerado como Dioses (Hechos 14,11-15).

A Dios, en cambio. Le adoran los Reyes Magos (Mateo 2,11); las mujeres (Mateo 28,9); sus discípulos: “y al verle le adoraron, sin embargo algunos dudaron” ¿serian testigos? (Mateo 28,17). Pablo indica: “al nombre de Jesús toda rodilla se doble, en los cielos en la tierra en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo es Señor” (Filipenses 2,11). Y el mismo Dios manda: “Adórenle todos los Ángeles de Dios”. (Lee: hebreos 1,6). Si los testigos no quieren ni creer a la Biblia, ni a San Pablo, ni a Dios ¿Por qué nosotros le tenemos que creer a ellos?

Falsas Profecías

Russell aseguraba que en 1874 había sido la según venida de Cristo, (“El Arpa de Dios”. Ed. Inglesa paginas 239-242); después cambió la fecha para 1914 y Rutherford para 1925, entonces sería el fin del final y la restauración del paraíso en la tierra “millones que ahora viven no morirán jamás” (Ed. Inglesa 1921 Pag.88) y Frederick Franz para 1975, y han seguido cambiando y la gente les sigue creyendo, pero el hecho es que aquellos “millones que no morirán jamás” se murieron y su profecía no se cumplió. “¡que nadie os engañe!”. (Lee: 2 Tesalonicenses 2,1-3).

Frederick Franz

Frederick Franz

Gunther, un testigo de Jehová que abandono “la torre”, afirma: “cualquier persona que estudie y compare detenidamente las antiguas enseñanzas en sus libros originales, con las nuevas podrá comprobar cómo un autor contradice y acusa de falsa interpretación al anterior”.

Tú mismo o cualquier otro testigo lo puede comprobar, pues ahora todos sus libros antiguos están en Internet.

Anuncios