Aparición de la Virgen del Pilar y Zaragoza. (España)

"Imagen de Nuestra Señora del Pilar y Zaragoza"

Imagen de Nuestra Señora del Pilar y Zaragoza

Según los documentos recopilados en la Catedral de Zaragoza (España) durante el siglo XIII, se remonta a la época inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, cuando los apóstoles fortalecidos con el Espíritu Santo, predicaban el Evangelio, el apóstol Santiago el mayor de los hermanos de San Juan e hijo de Zebedeo, predicaba en España, en aquellas tierras no habían recibido el evangelio, por lo que se encontraban atadas al paganismo, Santiago obtuvo la Bendición de la Santísima Virgen  para una  misión.

Los Documentos dicen textualmente que Santiago: “Pasando por Asturias, llego con sus nuevos discípulos a través de Galicia y de Castilla, hasta Aragón, el territorio que se llamaba Celtiberia, donde está situada la Ciudad de Zaragoza, en las riberas del Ebro; allí predico Santiago muchos días y entre los muchos convertidos eligió como acompañantes a ocho hombres, con los cuales trataba de día del reino de Dios, y por la noche, recorrían las riberas para tomar algún descanso”.

En la noche del 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba con sus discípulos junto al río Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban Ave, María, gratia plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol”. La Santísima Virgen, se le aprecio en carne mortal, y le pidió al Apóstol que se le construyese allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”

Desapareció la Virgen y quedó ahí el pilar. El Apóstol Santiago y los ocho testigos del prodigio comenzaron inmediatamente a edificar una iglesia, la obra se puso en marcha con rapidez, pero antes que estuviese terminada la Iglesia, Santiago ordenó presbítero a uno de sus discípulos para servicio de la misma, la consagró y le dio el título de Santa María del Pilar. Durante el pontificado del papa Pío XII, la Virgen del Pilar fue proclamada patrona de la Hispanidad.

Origen de la  Imagen Virgen del Pilar y Zaragoza  la Catedral de Barinas.

La efigie originaria de la virgen del Pilar  fue traída de España, en 1547 y se clavo en el piedemonte andino encontrándose  en Altamira de Cáceres y Barinitas, en el año   1759 pasa a la actual Barinas San Antonio de los Cerritos, en la noche del 24  de febrero de 1844, cuando una vela encendida que dejaron esa noche lamió los bordes ondulantes de una cortina roja y larga que se batía con el viento, y la imagen de Nuestra Señora del Pilar y Zaragoza, traída unos cien años antes de España, se ve reducida en cenizas, en un voraz incendio que consumió a la iglesia, lo cual duro tres días.

Posteriormente, la caritativa barinesa Doña Dominga Ortiz de Páez, dona una nueva imagen a la Iglesia,  Según la crónica, la obra fue realizada por Francisco Ariza escultor criollo. La misma fue elaborada de bosque y madera criolla de tamaño natural sobre una hermosa columna o pilar y se encuentra ubicada en un retablo en la Catedral Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza.

"Imagen de Nuestra Señora del Pilar y Zaragoza en la Catedral de Barinas."

Imagen de Nuestra Señora del Pilar y Zaragoza en la Catedral de Barinas.

Fuentes:

  •  www.corazones.org
  • Obras de José León Tapia. Vol. III Tierra de marqueses. Ediciones Centauro 1989. Caracas – Venezuela